Google

sábado 11 de noviembre de 2006

Impresiones de una noche

El trío de jazz… salsa… africana… toca en el escenario su música de fusión que cae sobre nosotros como si fuera niebla cálida y acogedora. La comunicación que existe entre ellos me produce una sensación de placer por la escucha y a la vez de cierta envidia por no ser participe. Pero, he aquí lo que tienen “los grandes”. Se dirige hacia todos nosotros y en ese momento nos invita a participar, la envidia desaparece y todo lo de alrededor…

Tomamos unas cervezas y bocadillos. Childo, el gran músico mozambiqueño, aparece… saludos… nos conocíamos… abrazos… buenos recuerdos… otra vez en contacto… nuevos proyectos.
Hace cinco años firmamos con Sony uno de los mejores proyectos musicales que yo he oído nunca. No se editó. Se confirma la frase de un buen amigo “las mejores canciones están en los cajones de los ejecutivos de las multinacionales discográficas”.

Al lado un grupo de rock, largas patillas, trajes negros, bebiendo mucha cerveza, inconfundibles. ¡No puede ser!, son Los Imposibles, unos de los mejores de los años 80. Esta noche dan un nuevo concierto en una sala vecina. Lagarto es el batería. Gran amigo y compañero. Varios años compartiendo oficinas y discográficas. Todos, Lagarto, David, Paco… trabajan fuera del negocio de la música. ¡Hay que comer!. ¿Cuanta gente vive así? Pero ahora disfrutan más con la música, me cuentan. ¡Increíble! Sacan nuevo disco en breve.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada