Google

martes 13 de noviembre de 2007

Mutua fascinación

El incidente entre el Rey y Chaves está despertando conciencias, por lo menos aquí en “la madre patria” que es donde me ubico. Veo que también por allá. Esta es mi rápida opinión como me demanda una lectora, Kika.

El fondo del problema es la vieja culpa española de la “colonización de las indias”. Los españoles tenemos muchas leyendas negras, la mayoría fomentadas por el imperio británico victoriano; la inquisición, la armada invencible, la conquista de América... No voy a meterme en semejante jardín no es mi “rollo”. Pero quiero explicarme, a mí mismo, un par de hechos. Ante todo no existe esa culpa, ni siquiera eran mis antepasados, ellos no fueron allá. Tampoco tengo el concepto de imperio español en mi sangre.

Creo que lo más importante es el presente y ahora mismo tengo dos familiares: son las parejas de mis dos sobrinos a las que llamo sobrinas. Una de Chile y otra de Argentina, inteligentes y trabajadoras, son para mí ya parte de mi familia. Hace poco, una de ellas, en uno de esos viajes de ida y vuelta para ver a sus padres, a la vuelta le pregunte.
- ¿Qué tal tu país? - Ella me contesto con esa media sonrisa de quien conoce los dos mundos.

- Ya sabes… sigue esa fascinación mutua.
Los que seguís el blog sabéis que, en mí, esa fascinación se concreta por la atención que presto a toda la música que se hace en Latinoamérica. Un par de razones me llevan a ello. Me gusta la música cantada en castellano, algo infinitamente más difícil que en un lenguaje creado por los anglosajones como es el rock y todos sus derivados donde el inglés se adapta perfectamente. También intento descubrir si la superior creatividad de la música latinoamericana, según mis personales gustos, se debe a una sociedad en constante evolución, con todo por hacer, en contraste con la española donde la cosa está atada y bastante cerrada.

1 comentarios:

  1. Y por ello es que seguimos con fervor tu sitio Jorge (o al menos yo), por la diversidad, por el respeto y por el amor que te despierta la música... Sé que es imposible ( y creo que no debemos hacerlo) no tomar en cuenta estos episodios, por lo menos para saber el nivel de tolerancia en el que vivimos y si así podremos convivir sin importar credo, raza... sin embargo aún estamos a años luz de lograrlo.
    ResponderSuprimir