Google

lunes, 7 de junio de 2010

Proposiciones discográficas

Casi todos los aficionados a la música han oído sobre los rechazos de las grandes discográficas a algunos de los más grandes éxitos de la música popular. ¿Os suena que las primeras grabaciones de The Beatles pasaron por los despachos de varios AR de los 60 sin siquiera oírse?

Cuando los sellos discográficos existían, el sistema de publicación era el envío sistemático de grabaciones y propuestas, algunas honestas, a las grandes multis del negocio. Si los mismos músicos se encargaban de ello el rechazo estaba prácticamente asegurado, si habían managers o editoriales de por medio, en el mejor de los casos, se intentaba trapichear para editarlo. ¿Qué por qué no se tenía en cuenta la música? os preguntareís las personas cabales. Porque para eso se debería tener oreja por parte de los AR (Artists and Representation) que eran los que se encargaban de la escucha. Personalmente nunca conocí a ninguno con semejante don, y los que lo tenían nunca disponían de presupuesto y autonomía económica. Ésta es una de las múltiples razones por la que el sector de la música ha caído en barrena en los últimos tiempos.

Todo esto me ha venido a la mente porque todavía recibo algunas de estas "proposiciones" en mi antigua oficina por parte de rebotados y desubicados en el espacio y en el tiempo. Si esto lo lee algún músico quiero decirle, por si no lo ha imaginado todavía, que se busque su propio camino por medio de la red para la difusión de su obra.

Aquí os dejo sólo una parte de la sucesión de cartas que me ha enviado un iluminado estos últimos meses. Su última misiva da a entender que termina su peregrinaje... pero esto nunca se sabe.

click para agrandar

Sin comentarios:

Publicar un comentario en la entrada